Top

MovNDmx en el lanzamiento de el Día Después

388a02db-6442-4551-a9f3-809be3b99e98

MovNDmx en el lanzamiento de el Día Después

Mi nombre es Isabel Cruz Bernal, representante del Colectivo Sabuesos de Sinaloa, hoy también vengo en  representación de los más de 60 colectivos, en 22 estados de la República mexicana y 3 países de Centroamérica que conformamos el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México.

A nombre de todas esas familias, quisiéramos agradecer al Día Después por contar nuestras historias, nuestros sentires y nuestra lucha en la búsqueda de las más de 40 mil personas desaparecidas en el país.

Como pudieron ver, las desapariciones de nuestras hijas, hijos, hermanos, hermanas, papás, mamás, han causado un dolor que quiebra el alma, la desaparición de nuestros seres queridos quiebra la continuidad de nuestras vidas y sueños. Para nosotras, la ausencia significa la muerte en vida, un dolor indescriptible, el más terrible que una persona puede enfrentar, es una tortura constante.

México está pasando por una crisis de desapariciones, somos un país de fosas clandestinas, de violencia y horror al ver que poco se hace. Quienes tenemos un familiar desaparecido vivimos en carne propia la tortura que significa no saber dónde y cómo están nuestros seres queridos, a esto se suma la impotencia que se siente cuando las autoridades no hacen su trabajo, que es buscarlas y buscarlos, la indiferencia de la sociedad, también nos quiebra, a pesar de todo, esto no ha logrado detenernos, tomamos ese dolor y lo convertimos en fortaleza, en lucha y salimos a buscar.

A lo largo de la búsqueda y de los años, nos hemos encontrado con la inacción e indiferencia de las autoridades, nos hemos topado con muros y esto nos ha llevado a organizarnos en colectivos y en un Movimiento Nacional llamado Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México. En nuestro país hemos aprendido que si queremos derribar los muros que nos detienen, tiene que ser a través de una lucha colectiva, juntas y juntos levantamos la voz para visibilizar el rostro y la vida de nuestros seres queridos, hemos puesto en el foco internacional las fosas que muestran el horror de la impunidad en México, también por nuestra lucha logramos una Ley General en materia de Desaparición, una Ley que pone en el centro la búsqueda de personas, la verdad, la justicia y la no repetición.

La Ley es un reflejo de lo que este país necesita para erradicar las desapariciones en México y esta ley no hubiera sido posible sin las familias. Las autoridades tienen que comprender que sí somos víctimas pero también somos personas que luchan desde el amor, que a falta de respuestas estamos haciendo su trabajo, las autoridades tiene una deuda con nosotras y nosotros, para saldarla no bastan discursos y buenas intenciones, se necesitan procesos que cambien el sentido de justicia que hay en el país, se necesita que la ley que apuesta por la búsqueda de nuestros seres queridos se convierta en un proceso sustantivo a través de su implementación nacional y estatal, será efectiva cuando partan desde el reconocimiento de nuestra participación activa y no se quede en una simulación.

Las familias somos el sujeto de cambio y de transformación de este país, sin nosotras no será posible transitar hacia una paz duradera, porque nadie más que nosotras conoce las causas de la violencia y los caminos en la búsqueda de personas desaparecidas.

El día de hoy, les hacemos un llamado a todas y todos, a que se unan a nuestra lucha y a nuestra exigencia de justicia y verdad, no normalicemos la violencia y las desapariciones porque nadie está exento. Pedimos que dejen a un lado la criminalización de las personas que desaparecen, ellas y ellos como las personas que están aquí tienen a sus familias que los esperan, nadie tiene derecho a arrebatarnos los sueños y la vida. Tenemos la firme convicción de que juntas y juntos podemos construir el camino a la paz.

Sí las y los millones de mexicanos nos unimos para exigir justicia y la búsqueda efectiva de todas y todos, pondremos un granito de arena para que las autoridades realmente actúen, para que nuestra realidad como sociedad mexicana no sea contar muertes y desapariciones.

Ante el olvido, reivindicar los nombres y los rostros de las personas desaparecidas es una tarea que toca a todas y todos, les pedimos que se unan a la voz de las mamás en las marchas del 10 de mayo que habrá en por lo menos 22 estados de la república mexicana. Que acudan a gritar y exigir con nosotras la presentación de nuestros seres queridos

Este 10 de mayo no tenemos nada que celebrar, pero sí mucho que exigir ¡Acompáñanos!

Gracias por estar aquí, gracias por no dejarnos solas, gracias por unirse a esta lucha

¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

Sin comentarios

Inserte un comentario