Top

Agenda del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México presentada en la transición al gobierno electo

IMG_9385

Agenda del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México presentada en la transición al gobierno electo

Las organizaciones y colectivos que integramos el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México saludamos la apertura y sensibilidad del equipo de transición del gobierno entrante para combatir la dolorosa práctica de la desaparición de personas en México. Reconocemos la trayectoria y compromiso que han demostrado en temas de justicia y derechos humanos en las responsabilidades públicas que han tenido. De igual forma, tomamos nota que el voto del presidente electo fue en favor de una madre que desde 1973 enfrentó el dolor abismal que causa  la desaparición forzada de un hijo.

Algunas de nosotras nos hemos organizado desde la llamada “Guerra Sucia”, y muchos otros nacimos como colectivo durante la administración de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, resultado del aumento de la violencia y  la falta de respuesta por parte del Estado mexicano. En 2015 nace el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México (MovNDmx), el cual actualmente está integrado por más de 50 colectivos de familiares de personas desaparecidas provenientes de 18 entidades federativas de México y por colectivos de Guatemala, Honduras y El Salvador. Es triste reconocer que en el camino se han sumado más familiares organizados, así como haber atestiguado que también muchos otros han sido asesinados y otros han fallecido sin encontrar la paz interior que hubiera significado el reencuentro con sus seres amados previo a su partida. 

Nosotras y nosotros hemos sufrido la dolorosa incertidumbre de la desaparición, pero también la estigmatización, mentir y revictimización de las autoridades. Por eso reconocemos este acercamiento, así como la dignidad y humildad con la que hemos sido escuchadas hasta el momento, ya que los distintos gobiernos no han reconocido el problema de la desaparición forzada.

Después de más de 3 años de reuniones de trabajo, movilizaciones, manifestaciones públicas, interlocución con autoridades de distintos niveles, brigadas de búsqueda en vida y en muerte, campañas de difusión, foros, con el apoyo de numerosas organizaciones de la sociedad civil y el acompañamiento de organismos internacionales, presentes hoy en esta reunión (La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México (OACNUDH), Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), hemos logrado visibilizar la problemática de desaparición y posicionar la necesidad de la participación activa de las familias. Ha quedado claro  #SinLasFamiliasNO.

Uno de los resultados más importantes ha sido la creación de dos leyes,  la Ley General en materia de desaparición forzada de personas, desaparición cometida por particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas y la Ley Federal de Declaración Especial de Ausencia para Personas Desaparecidas, con el fin superar los numerosos obstáculos y pretextos que nos han puesto las autoridades para dejar en la impunidad nuestros casos a lo largo de estos años. Estas leyes también pretenden generar una política integral de Estado y ofrecer las  herramientas para abordar la grave crisis en esta materia que atraviesa el país. Estos resultados, evidencian el invaluable logro y aporte del Movimiento para convertir a las víctimas en sujetos políticos activos y protagonistas en la lucha por la defensa y promoción de los derechos humanos y el Estado de Derecho. Otro logro importante es la instauración del Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda donde familias del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México forman parte del mismo y se encuentran presentes, así como representantes de la sociedad civil y especialistas que nos han acompañado en nuestro penoso pero esperanzador camino.

Es por eso que estamos aquí para plantear que nuestra prioridad es impulsar la implementación de la Ley General en materia de desaparición de personas. Su efectivo cumplimiento sólo será posible si se tiene como base el reconocimiento de la problemática y la participación activa y efectiva de las familias.  Más aún, para que el Estado cumpla con su deber de buscarlos y encontrarlos, para que se haga justicia y nadie tenga que vivir lo que nosotras y nosotros hemos sufrido es indispensable que se nos reconozca como protagonistas del cambio que México aspira y se merece.

Como Movimiento, estamos convencidos que a nuestro país le urge una transformación de enfoque en el tema  de seguridad, que transite hacia un modelo de seguridad ciudadana y seguridad humana con pleno respeto de los derechos humanos, que incluya la desmilitarización del país y haga posible la construcción de la paz.

Temas de agenda

A continuación queremos presentar los temas de la agenda del MNDM que para nosotras es importante hablar con ustedes previo a un encuadre sobre los componentes fundamentales de la Ley en materia de desaparición.

La Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas es una ley que surge desde las víctimas, para su elaboración nos organizamos, hicimos consultas y presentamos propuestas técnicas elaboradas por nosotras con ayuda de nuestro equipo técnico. Esta es, quizá, una de las leyes más completas que hay en la materia nivel mundial. Es un ordenamiento de observancia general en todo el país. Se trata de un instrumento que aborda en su contenido la complejidad del fenómeno de la desaparición de personas en México. En ésta ley se establecen responsabilidades de las instituciones gubernamentales de todos los niveles de gobierno en materia de búsqueda, investigación e identificación.

Contempla el establecimiento de diversos instrumentos jurídicos (protocolos, lineamientos, reglas de operación, entre otros) e instituciones englobadas en un Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, lo que significa un cambio fundamental en la estructura y visión para encarar la desaparición de personas en México. La Ley considera dos ejes fundamentales para las familias: la búsqueda y la investigación. La búsqueda encabezada por la Comisión Nacional de Búsqueda y las Comisiones Locales de Búsqueda; la investigación encabezada por la Procuraduría General de la República y las procuradurías locales a través de fiscalías especializadas.

Sin embargo, la sola entrada en vigor de la Ley no basta para que los resultados se hagan presentes, la complejidad de la Ley hace de suma importancia una implementación adecuada, con el fin de que este logro no se convierta en una promesa incumplida más.

  1. Implementación de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas

Nuestra prioridad es la búsqueda y localización de todas las personas desaparecidas a través de la implementación efectiva de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas.

Es necesario el liderazgo de la Federación en la implementación, al tiempo que visibilizar y posicionar el tema en lo local. Destacamos que es la Secretaría de Gobernación quien encabeza el Sistema Nacional de Búsqueda previsto en la Ley y, por tanto, quien consideramos debe liderar el proceso de implementación de la ley.

Es indispensable que para el nuevo gobierno sea prioridad que se garantice la plena y efectiva participación de los colectivos de familiares de personas desaparecidas en todas las acciones y políticas relacionadas con las desapariciones. Nuestra voz y experiencia son vitales para encontrar a las personas.

Como parte de la transición vemos fundamental contar con un Plan de implementación efectiva de la Ley General que se elabore de manera conjunta entre el gobierno saliente y el gobierno electo con la participación del MNDM y las organizaciones acompañantes. El cual debe abarcar la totalidad de los instrumentos e instituciones pendientes por crear, garantizando la participación efectiva de las familias en su ejecución.  El plan de implementación debe tener tiempos y responsabilidades definidas, así como considerar mecanismos para la coordinación interinstitucional y entre la federación y las entidades federativas con el fin de hacerlo efectivo.

Es necesario instalar el Sistema Nacional de Búsqueda y el fortalecimiento de las instituciones encargadas de atender las desapariciones, principalmente la Fiscalía Especializada y la Comisión Nacional de Búsqueda y culminar la armonización de la Ley General a nivel local. Así como iniciar con la normatividad y política pública correspondiente: protocolos, reglamentos, lineamientos, registros, programas etc., recogiendo nuestra experiencia en la búsqueda, pues nosotras somos quienes hemos salido a buscar ante la indolencia de un Estado ausente.

Nos parece prioritario robustecer a la Comisión Nacional de Búsqueda (SEGOB). Tal y como la ley lo establece, la CNB es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación. Su mandato es coordinar y ejecutar las acciones de búsqueda para encontrar a todas las personas desaparecidas, por lo que su labor es de la máxima relevancia; por ello, debe depender directamente de la persona titular de la Secretaría de Gobernación y tener el nivel más alto dentro de dicha institución. Nos preocupan los intentos que ha habido del actual gobierno de minimizar su función y tratar de restarle el nivel que debe tener dentro de la administración pública. Queremos una comisión fuerte, con una estructura sólida y recursos humanos, técnicos y económicos suficientes para afrontar la emergencia humanitaria.

Es necesario asegurar el presupuesto amplio y necesario para la implementación adecuada de la Ley General en su conjunto, lo cual tiene que verse reflejado en el Presupuesto de egresos que se apruebe éste año. Hemos comprobado que los recursos asignados para el 2018 son insuficientes y, además, no se ven reflejados en una búsqueda e investigación efectiva o instituciones con capacidad de operación.

Resulta crucial el proceso de implementación considere la perspectiva de género y a los grupos en situación de vulnerabilidad, como es el caso de niñas, niños y adolescentes, personas defensoras de derechos humanos, entre otros. La ley hace énfasis en el Mecanismo de Apoyo Exterior para vencer los obstáculos que enfrentan las personas migrantes.

Es indispensable el compromiso para impulsar la armonización e implementación de la legislación a nivel local y a nivel nacional, logrando la coordinación tan anhelada entre las diferentes instituciones del Estado mexicano.

Finalmente, merece mención especial la necesidad de que el plan de implementación se vincule con un plan de atención a víctimas de desaparición, que establezca la ruta para el funcionamiento adecuado de las comisiones de atención a víctimas en todo el país, tanto en relación a las medidas de ayuda y asistencia para las familias, como en lo que respecta a los asesores jurídicos que necesitamos de dichas instituciones.

2.  Compromisos del Estado mexicano ante las instancias internacionales

El Estado mexicano ha adquirido compromisos a nivel internacional en la materia, lo cual no está sujeto al fin de un sexenio, por lo que el gobierno entrante tendrá que impulsar su cumplimiento. Entre los compromisos pendientes están:

  • Aceptar la competencia del Comité contra la Desaparición Forzada de Personas de la ONU para recibir comunicaciones individuales;
  • Aceptar la visita al país del Comité, solicitada desde el año 2013;
  • Desarrollar un plan de acción para la implementación de las Acciones Urgentes emitidas por el Comité;
  • Participar en el diálogo de seguimiento al que el Comité ha invitado al Estado mexicano sobre la implementación de las Observaciones Finales adoptadas en 2015 y que esperemos se desarrolle en noviembre entrante;
  • Fortalecer la relación con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México.

3. Temas de relevancia que se propone abordar en reuniones siguientes

Entendemos que ustedes han estado abordando los temas de justicia transicional, amnistía, legislación en materia de disminución de penas, comisiones de la verdad, etc. Para nosotras es un tema de gran relevancia, y que vislumbramos tendrá repercusión en nuestra lucha, por lo que se hace necesaria una mayor profundización en su análisis por parte del MNDM. Para poder pronunciarnos sobre estos temas, necesitaremos hacer una consulta amplia que recoja las valoraciones y conclusiones de todas las familias, en la cual podamos analizar todas las propuestas a detalle. El diálogo sobre estos temas lo iniciaremos en la reunión nacional que tendremos el 25 y 26 de agosto próximos.

Por ahora, les podemos compartir que para nosotras cualquier acción que se aborde en esta materia debe hacerse desde un enfoque de derechos humanos y garantizar de manera plena y conjunta los derechos a la verdad, justicia, memoria, no repetición y reparación integral. Asimismo, hacer énfasis que desde nuestra perspectiva, en un marco de derechos humanos no es compatible el perdón y el olvido en casos de desaparición de personas.

Debido a la importancia y complejidad del tema, es necesario abordar en próximos encuentros un diálogo sobre el modelo de justicia transicional adecuado para el contexto mexicano.

Mecanismo de seguimiento

Finalmente, como mecanismo de seguimiento y participación para esta etapa de transición proponemos celebrar reuniones de alto nivel con los diversos actores del próximo gobierno. Insistimos en que precisamos tener una reunión con el Lic. Andrés Manuel López Obrador y proponemos el 30 de agosto, Día Internacional de las Víctimas de Desaparición, para que se agende dicha reunión.

De igual forma, contar con reuniones con el próximo gabinete, conforme a una agenda definida conjuntamente, donde participen dependencias tales como la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Secretaría de Seguridad Pública, calendarizarlas y que podamos llegar a  acuerdos para afrontar la problemática.

Juzgamos indispensable que haya además reuniones entre el actual gobierno y con el equipo de transición donde participen las víctimas, para abordar la agenda en el tema de desaparecidos a nivel federal y estatal, calendarizadas y que los acuerdos puedan aplicar en todo el país. El primer tema de agenda que proponemos es trabajar es el Plan de Implementación de la Ley.

Pedimos que estas reuniones de seguimiento tengan continuidad una vez que el gobierno entrante asuma la presidencia. En dichas reuniones se analizaría la información, se presentarían propuestas técnicas y prácticas a partir de las experiencias de nosotras las familias con el objetivo de avanzar en la implementación de la Ley, la búsqueda y localización de nuestros familiares, sancionar a los responsables y repararnos el daño.

Establecerse una ruta de trabajo y plan de implementación con tiempos y responsables. En cada reunión deberá haber minutas firmadas, cuyos compromisos se revisen en las siguientes reuniones. Sugerimos que se convoque a las instituciones y áreas correspondientes (establecer un enlace específico por parte de las instituciones con capacidad de decisión y operativa).

Pedimos que en las reuniones intervengan representantes de organismos internacionales y que se envíen informes periódicos del avance en el cumplimiento de acuerdos a la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

A la fecha, para los gobiernos de nuestros estados no ha sido prioridad implementar la Ley General, por lo que solicitamos participar en espacios de coordinación entre la federación y las entidades federativas, tales como la Conferencia nacional de Gobernadores y la Conferencia Nacional de Procuradores, con el fin de unificar esfuerzos.

Cierre

Para finalizar quisiéramos decir lo siguiente: Podremos estar agradecidas con ustedes por muchas razones, pero sólo por una, por una sola, podrán conseguir un lugar en la historia y nuestra deuda permanente: si logran detener las desapariciones y encontrar a nuestros seres queridos. Ustedes elijan si quieren recibir en el futuro un lugar definitivo en nuestra historia, así como nuestro aprecio y reconocimiento por haber cumplido con su deber y haber hecho posible lo que hasta hoy, con indolencia, se nos ha negado.

Sin las Familias No

Atentamente

Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México

Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en México AFADEM-FEDEFAM (Guerrero); Asociación Unidos por los Desaparecidos de Baja California (Baja California); Agrupación de Mujeres Organizadas por los Ejecutados, Secuestrados y Desaparecidos de Nuevo León, AMORES; Colectivo BCS Sin ellos No AC (Baja California Sur); Colectivo Con Justicia y Esperanza de San Luis de la Paz (Guanajuato); Buscando a Nuestros Desaparecidos y Desaparecidas Veracruz; Colectivo 21 de mayo (Tamaulipas); Colectivo Colibrí (Estado de México); Colectivo Uniendo Esperanzas (Estado de México); Uniendo Cristales, A.C; Colectivo LM el Solecito de Veracruz; Colectivo Solecito Córdoba; Colectivo Solecito Cardel; Colectivo Solecito Tierra Blanca; Búsqueda Colectiva Coatzacoalcos Zona Sur (Veracruz); Colectivo Juntos por Hidalgo; Comité de Familiares de Personas Detenidas Desaparecidas en México, COFADDEM “Alzando Voces” (Michoacán); Comité de Familiares y Amigos Secuestrados, Desaparecidos y Asesinados en Guerrero (Guerrero); Familias de Acapulco en Busca de sus Desaparecidos A. C.; Comité de Familias Migrantes Desaparecidos del Salvador COFAMIDE (El Salvador); Comité-Familias Unidas de Chiapas Buscando a Nuestros Migrantes “Junax Ko’otontik” (Chiapas); Desaparecidos de El Fuerte y Zona Norte “Las Rastreadoras” (Sinaloa); Desaparecidos Justicia, A.C. (Querétaro); Desaparecidos Querétaro; Deudos y Defensores por la Dignidad de Nuestros Desaparecidos (Estado de México); Familias Enlaces Xalapa (Veracruz); Familiares de Desaparecidos de Orizaba y Córdoba (Veracruz); Familiares en Búsqueda María Herrera, A.C (Ciudad de México); Familiares acompañados por el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) (Chihuahua); Familiares de mujeres desaparecidas acompañados por el Centro para el Desarrollo Integral de la Mujer (CEDIMAC) (Chihuahua); Colectivo Familias Unidas por la Verdad y la Justicia (Chihuahua); Familias Unidas en la Búsqueda y Localización de Desaparecidos de Piedras Negras (Coahuila); Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco (Jalisco); Familiares en Búsqueda María Herrera Poza Rica (Veracruz); Búsqueda María Herrera Xalapa; Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos –Región Sureste (FUUNDEC-FUNDEM); Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México – Región Centro (FUUNDEC-FUNDEM); Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos – Región Laguna (FUUNDEC-FUNDEM); Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (FUNDENL); Grupo V.I.D.A. Víctimas por sus Derechos en Acción (Coahuila); Madres en Búsqueda Coatzacoalcos (Veracruz); Madres en Búsqueda Belén González (Veracruz); AFAMIDEG- Asociación de Familiares de Personas Migrantes Desaparecidas de Guatemala, A.C; COFAMIPRO- Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos del Progreso, Honduras; COFAMICENH- Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos del Centro de Honduras;  Por Amor a Ellxs (Jalisco); Red de Madres Buscando a sus Hijos Veracruz; Red de Desaparecidos en Tamaulipas, A.C.; Colectivo de Familiares y Amigos Desaparecidos en Tamaulipas; Colectivo San Fernando Tamaulipas; Red Eslabones por los Derechos Humanos: Eslabones Nuevo León, Eslabones Estado de México, Eslabones Morelos y Eslabones Michoacán; Red Nacional de Enlaces;  Regresando a Casa Morelos; Rastreadoras por la Paz (Sinaloa):  Tesoros Perdidos Hasta Encontrarlos (Sinaloa); Sabuesos Guerreras, A.C. (Sinaloa); Unión de Madres con Hijos Desaparecidos de los 70´s de Sinaloa; Una Luz de Esperanza (Sinaloa); Voces Unidas por la Vida (Sinaloa); Familias Unidas en Busca de una Esperanza (Zacatecas); Familias Unidas por Nayarit, AC.

Acompañado por 35 organizaciones de la sociedad civil de distintas entidades federativas, incluyendo la Ciudad de México.

Sin comentarios

Inserte un comentario